Certificar tu negocio no es un beneficio, es un derecho

por: Anllelic Lozada, publicado originalmente en ingles en la revista Latin Trends Magazine en Nueva York 2018.

Las grandes corporaciones, como Apple, Nike y Amazon, entienden que no se puede esperar que las minorías compren cosas cuando no se ha hecho negocios con ellas. El gobierno, por otro lado, tiene la obligación de dar la oportunidad a todas las empresas, sin sesgar la carrera del empresario, de obtener ingresos de proyectos financiados con dólares de impuestos.

Ejemplo de algunas certificaciones populares para negocios en Estados Unidos. Fuente: selectgcr.com

Tanto las empresas del sector público como del privado buscan proveedores de propiedad de minorías que hayan pasado por un proceso de certificación formal para satisfacer el porcentaje requerido de asignación presupuestaria a estos grupos. Si no está certificado, puede perder la exposición de estos contratos.

Maria Katalina Velez, chef y propietaria de Mojitos Cuban Cuisine en Brooklyn, ni siquiera sabía que existía la certificación hasta que fue entrevistada para esta historia, a pesar de que ha estado en el negocio durante más de 10 años y podría solicitar certificaciones tanto de minorías como de mujeres. 

Desafortunadamente, las principales razones por las que las empresas propiedad de latinos o de mujeres no obtienen la certificación es la desinformación, el miedo a aclarar sus finanzas y la falta de orientación adecuada para llevar a cabo el proceso.

Según Dennis Sánchez, fundador de Marcar Visions Marketing, una agencia de búsqueda de parejas para empresarios y comercializadores latinos en la ciudad de Nueva York, los propietarios de negocios latinos podrían beneficiarse de la creación de redes y la colaboración con otros propietarios de negocios para informarse sobre las oportunidades disponibles para ellos.

Según Eddy Charles, fundador de Double d Repairs, una empresa certificada de propiedad minoritaria que se especializa en reparaciones de refrigeración y aire acondicionado en Nueva York, el problema no es la ciudad, sino las no minorías en el sector privado que muchas veces controlan qué tan grande es la ventana para minorías para incluso tener la oportunidad de licitar en proyectos.

Edddy, un afroamericano que solo obtuvo la certificación hace 3 años y medio después de estar en el negocio durante más de 20 años porque no tenía idea del programa antes, argumenta que obtener la certificación es solo el primer paso y que la ciudad solo puede brindarle exposición, entonces depende del propietario del negocio competir por las ofertas. Dijo que solo compite por trabajos que sabe que puede ganar, ya que la competencia en su industria es feroz; donde muchas veces va en contra de otros 10 contratistas que hacen lo mismo. En última instancia, dice, se reduce al precio más bajo, no necesariamente a la mayor experiencia. Actualmente, el 30% de sus ingresos proviene de proyectos de la ciudad.

por: Anllelic Lozada, publicado originalmente en ingles en la revista Latin Trends Magazine en Nueva York 2018.

Dejame tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s