5 lecciones aprendidas luego de pasar mi huracán (que ojalá te inspiren a sobrepasar el tuyo)

Si me has estado siguiendo en Instagram, has podido ver como estuve varias semanas con total solidaridad con Puerto Rico luego del paso destructivo del huracán Maria y hace 1 semana me he incorporarme nuevamente a mi responsabilidad como emprendedora.

En realidad no tenía cabeza para más. Asimilando la nueva realidad. Porque ya todo ha cambiado. Yo he cambiado, la realidad ha cambiado.

DIFERENTE NO TIENE QUE SER MALO.

Inclusive, diferente puede ser mejor que antes (aunque en el momento no se sienta así).

Y es que así pasa con todo “huracán” en nuestras vidas…ocurre la situación lamentable e inesperada y ya nada es igual. Nos saca de la zona de confort y nos sentimos perdidos, pero luego todo comienza a caer en su sitio…y vemos como a la larga todo fué para bien. Y si estás BIEN atento, no tienes que esperar mucho para comenzar a ver las bendiciones a raíz del “huracán.”

La cosa es que nosotros en Puerto Rico no somos los únicos con un “huracán”…..también está Venezuela, el Distrito Federal, el norte de California, Houston, Las Vegas, y otras ciudades y países pasando también por momentos difíciles y de nuevas realidades. Y tal vez tú también estás pasando por tu propio huracán en tu vida.

Por eso aquí comparto 5 lecciones (y sus bendiciones) que he aprendido luego de 1 mes que pasara “mi huracán” y que ojalá te inspiren a sobrepasar (y sentir gratitud) por tu propio huracán:

 

Lección #1: Nuevas circunstancias abren nuevas oportunidades.

Bendición: Esta semana comenzaré a ser parte de un proyecto de 1 mes a la comunidad por una de las grandes marcas en la isla, donde se llevará acceso al Internet alrededor de la isla. Yo estaré a cargo de todo el contenido que se creará para los medios sociales. Realmente un gran oportunidad para mi desarrollo profesional a la vez que puedo servir a mi isla.

Lección #2: Son muchas cosas que queremos pero pocas las que realmente necesitamos.

Bendición: Estar sin electricidad y sin Internet  ha significado no ver televisión ni acostarme pegada mi móvil (cosa que quería minimizar pero la obsesión era más fuerte que yo). Me conecto al Internet gracias a un Burger King así que tengo que ser muy eficiente con mis horas en la computadora. Además, ahora he retomado uno de mis grandes amores que he tenido un poco descuidado: la lectura.

Lección #3: No somos una isla, nos necesitamos el uno al otro.

Bendición: El condominio donde vivo prende el generador tres veces al día en las áreas comunes para facilitar el uso del elevador y cargar nuestros electrónicos. Eso ha convertido el gimnasio en el punto de encuentro de los vecinos. He conocido a gente maravillosa que si no fuese por esta situación, tal vez no me enteraba de su existencia y mucho menos poder recibir su ayuda – y poder yo ayudarlos.

Lección #4: La vida simple nos permite vivir más en el ahora.

Bendición: El vivir día a día ha sido nuestro nuevo lema. La planificación se resume en adónde voy a conectarme al WIFI hoy, adónde consigo gasolina sin mucha fila y adónde vamos a comprar café. El vivir en el ahora, de manera casi forzada, me ha hecho sentir un sentimiento de paz continua que hace mucho no sentía y el apreciar cada detalle (como un vaso de agua con hielo).

Lección #5: Te puede sorprender lo que encontrarás al romper tu rutina

Bendición: El marketing de mi negocio del último trimestre del año ha cambiado …. ha dado otro giro. He tenido que “reinventar mi marketing” para ofrecerle a mi gente de Puerto Rico lo que realmente necesitan para su porvenir profesional ante la nueva realidad donde muchos han perdido sus empleos. Aunque mi audiencia de Puerto Rico es menos del 15% de mi audiencia total, yo soy ahora diferente y tengo que ser fiel a mi gente y a mí.

Aunque nuestros “huracanes” pueden ser diferentes, hay algo que no cambia: El verdadero desafío NO es el “huracán,” si no cómo tú decides utilizar tu nueva realidad para bien…para ser mejor que antes.

Esto me lleva a enfocarme ahora y hasta el final del año en el tema de la reinvención. Porque no importa en cual ciudad te encuentres o en cuál etapa de emprender te encuentres, el reinventarse es una etapa en la vida de personas que en algún momento podemos utilizar como sobre-vivencia (y a veces más de una vez). La reinvención se convierte en esa herramienta que usas para tomar el control -y sacarle provecho – a tu nueva realidad.

Porque cuando te reinventas, estás convirtiéndote un poco más en la persona que estás destinada a ser. Una persona que ejerce su Propósito de vida, que vive en su Verdad, que tiene sentido en la vida, que está sirviendo a otros, que vive en abundancia, felicidad y prosperidad. Esa es la clase de persona que tú y yo estamos destinadas a ser.

Te mando mucha Luz desde la isla del encanto que se levanta día a día….

Recuerda que [YA] eres genial. Sólo tienes que aprender a comunicarlo.

Tu fanática #1,

Anllelic [an-ye-lik]

 

Reserva tu espacio para el seminario virtual

privacy Tus datos están seguros conmigo.

¿Tienes preguntas o comentarios sobre este articulo?